sonria, mañana puede ser peor

lunes, 30 de septiembre de 2013

En la plaza de toros

La extranjera que esta viendo una corrida de toros y le pregunta a un gitano que esta al lado:
-Por favor, poder decirme como llamarse en español señor que
luchar con toro?
-Pero quilla!, eze e el torero, ze llama torero! y no lucha con el toro, torea! y dejame en paz que ezta e la mejo corria de la tempora, que esta el Curro Romero y el Cordobe.
Al cabo de un rato:
-Perdone señor, pero que ser la sabana que llevar el luchador de toros?
-Pero quilla! Te he dicho que ze llamaba torero, y ezo no e una zabana, ezo e la muleta y zirve pa torea.
Al cabo de otro rato:
-Perdone señor, y que ser el pincho que llevar el toreador debajo de sabana, digo muleta.
-Ezo no e un pincho, e la espada… y dejame en paz que quiero ver la corria.
(El gitano esta ya hasta las pelotas de la guiri) -Perdone señor…
-Queeeee hija?
-como llamarse el vestido que llevar torero?
-Ezo no e un vestio, e el traje de luce.
-y el bulto que llevar torero en traje de luces en La ingle?
-ezo E Para las pilas.


sábado, 28 de septiembre de 2013

En casa mando yo

 

-Yo en mi casa digo la última palabra.
-¿Y qué dices?
-Ya voy cariño, ya voy.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

La linda granjera

Una pareja de granjeros estaban haciendo el amor y, en plena sesión, el granjero le toca los senos a la mujer, los acaricia y le dice:

-"¡Ajuaaah! si estos senos dieran galones de leche, echaría a todas las vacas de la granja, ¡ajuaaah!"

Luego le acaricia el trasero y le dice:

-"¡Oooh! ¡si este trasero pudiera poner cientos de huevos, echaría a todas las gallinas de la granja!"

Entonces la mujer granjera le coge el pipí y le dice:

-"Y si esta cosa se levantara más a menudo, ¡Ajuaaah, echaría a todos los peones de la granja!"

viernes, 20 de septiembre de 2013

martes, 17 de septiembre de 2013

Las gafas de mi novia

          Un  amigo mío se fue a Madrid en viaje de trabajo, sabiendo que su  novia necesitaba unas gafas y, encontrando la ocasión  de  comprarle unas muy bonitas y baratas, entró en una óptica.

          Después  de  ver  unas  cuantas,  se  decidió por unas y se las compró...

          La dependienta se las envolvió y pagó la cuenta pero, al marcharse, en lugar de coger el paquete con las gafas, cogió otro muy parecido que había al lado.

         
El paquete contenía unas bragas que una clienta de la óptica acababa de comprarse en una corsetería.

          Mi amigo, que no se dio cuenta de la equivocación, se fue directamente a correos y le envió el paquete a su novia, junto con una carta.
La novia al recibirlo se quedó extrañadísima con el contenido así que abrió la carta y leyó.....


          Querida Marta:

          Espero que te guste el regalo que te envío, sobre todo por la falta que te hacen, ya que llevas mucho tiempo llevando las mismas y éstas son cosas que se deben cambiar de vez en cuando.

          Espero haber acertado con el modelo. La dependienta me dijo que era la última moda, de hecho me enseñó las suyas y eran iguales.

          Yo, para comprobar si eran ligeras, las cogí y me las probé allí mismo. No sabes como se rió la dependienta, porque esos modelos femeninos en los hombres quedan muy graciosos y más a mí, que sabes que tengo unos rasgos muy prominentes.

          Una chica que había allí me ayudó también a decidir. Me las pidió, se quitó las suyas y se las puso para que yo pudiera ver el efecto.

          A esta chica le lucían menos que a la dependienta, porque el pelo se las tapaba un poco por los lados, pero aún así, me pareció que le favorecían muchísimo.

          Finalmente me decidí y te las compré. Póntelas y se las enseñas a tus padres, hermanos y, en fin, a todo el mundo, a ver qué dicen.

          Al principio te sentirás rara..., acostumbrada a ir con las viejas, y últimamente a no llevar ningunas...pero sobre todo, mira que no te estén pequeñas, si no te van a dejar señal cuando te las quites.

          Ah, y ten cuidado también de que no te estén grandes, no sea que se te caigan cuando vayas andando.

     

    Para que te sean útiles y resulten más bonitas, me han aconsejado que las limpies muy a menudo.

          Igualmente me recomendaron que tengas cuidado con los roces porque se acaban estropeando.

          Llévalas con cuidado y, sobre todo, no vayas a dejártelas por ahí y las pierdas, que tú tienes la costumbre de quitártelas en cualquier parte.

          En fin, para que te voy a decir más... Estoy deseando vértelas puestas.. Creo que este es el mejor regalo que podía hacerte.


          Un beso tu Carlos

sábado, 14 de septiembre de 2013

En la oficina de empleo

Cierto día un hombre se presenta en una oficina de empleo, y pide que le asignen trabajo, la oficinista le pregunta qué es lo que sabe hacer y el hombre contesta:
-Llevo 25 años sin trabajar, y la verdad es que me da lo mismo cualquier oficio.
-Bien, bien, tengo aquí un trabajo de albañil.
El hombre pensó: 
-("Cargar peso, llevar la carretilla, sudar...")¡Oiga, mire, ya le dije que llevo 25 años sin trabajar, ¿No tiene algo más relajado?
-La verdad, tengo aquí un trabajo de camarero, ¿Le interesa?
-("Servir bebidas y no probarlas, lavar vasos, barrer, mover sillas, cargar cajas")¡Oiga y, ¿Algo un poquito más relax?
-Bueno, tengo aquí algo de oficinista.
-("Estar sentado 8 horas, dolor de riñones, fastidiar la vista delante del ordenador, papelones")¡Oiga y, ¿Alguna otra cosa?
A lo cual contesta la oficinista con tono sarcástico y de agravio,
-Siiii, un trabajo de viajes y sexo.
-Hmmmmm, suena bien, me interesa.
-Perfecto pues, ¡Coja la puerta y a tomar por´culo!

miércoles, 4 de septiembre de 2013

El cieguito

Un Cieguito pedía limosna en una esquina. Pasa un turista y al querer colocarle la moneda en el jarro de metal, aquella pega con el borde y cae. El ciego se agacha y la introduce en el jarro. El turista lo mira y le dice:
-¡Usted es un estafador! ¡No es ciego! Y anda engañando a la gente,¡Sinvergüenza!
El cieguito mañoso responde:
-Cálmese señor, sucede que el cieguito está enfermo y yo lo estoy cubriendo.
-Ah, ¿Y usted a qué se dedica?
-Yo soy el sordomudo de la otra esquina.