sonria, mañana puede ser peor

miércoles, 15 de diciembre de 2010

El anciano en el médico

Jorge Pérez, con sus 80 años, fue hacerse el chequeo anual. Todos los análisis volvieron con resultado 'normal', por lo que el Dr. García le dijo:
-Bueno, Jorge, todo indica que usted está muy bien desde el punto de vista físico. Ahora, ¿cómo le está yendo mental y emocionalmente? ¿Tiene usted paz interior? ¿Mantiene una buena relación con Dios?

Jorge respondió:

-Dios y yo estamos muy ligados. Fíjese, doctor, que como Él sabe que soy muy corto de vista, cuando voy al baño en la mitad de la noche, Él arregló para que se prenda la luz, y que cuando termino, la luz se apague.
-¡Que bárbaro! -dijo el médico-, ¡es increíble!
Unas horas después, el Dr. García decide llamar por teléfono a la hija de Jorge, conocida suya:
- Hola, Rosa -la saludó-, tu padre está muy bien. Físicamente, diez puntos. Pero te llamo porque tengo ciertos temores sobre su relación con Dios. ¿Es verdad que cuando se levanta a la noche, se prende la luz del baño, y cuando termina, la luz se apaga?

-¡CARAMBA! -dice Rosa-,¡ Ya está otra vez meando en el refrigerador!

6 comentarios:

  1. jajajajjaaajaa!!!! no me esperaba ese final Montse! jajajaa mu bueno!!!!

    ;-)

    ResponderEliminar
  2. No se si dará frio mear ahi, supongo que si, pero yo pienso en como quedará la nevera juasssss que asco. Un besazo a los tres

    ResponderEliminar