sonria, mañana puede ser peor

jueves, 3 de octubre de 2013

Obama y la Reina

El Air Force One llega al aeropuerto de Heathrow, el presidente Obama recibe una cálida recepción por parte de la Reina.
Ellos son conducidos en un Bentley 1934 hasta el borde del centro de Londres, donde cambian a un magnífico carruaje del siglo XVI enganchado a seis caballos blancos. Siguen en dirección al Palacio de Buckingham, saludando a los miles de británicos que animan el trayecto.
De pronto, el caballo de la parte trasera derecha, justo donde está la Reina, suelta el más fuerte y horrendo pedo del que se haya hecho mención en el Imperio Británico. El tufo es tan atroz que tanto el cochero, como los pasajeros del carruaje, deben utilizar pañuelos sobre sus narices.

Los dos dignatarios de Estado hacen lo posible por ignorar el incidente.
La reina se vuelve educadamente al presidente Obama y le dice:
-Señor Presidente, por favor, acepte mis disculpas … Estoy seguro de que entiende que hay cosas que incluso una reina no puede controlar.

Obama, siempre tan amable, le responde:
-Oh Su Majestad… hasta que lo mencionó, pensé que había sido uno de los caballos

7 comentarios:

  1. jajaja, excelente Montse. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Si no lo dice la culpa queda entre los jamelgos je,je,ej

    ResponderEliminar
  3. Jaja que pena aunque no haya sido ella ja.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Hola Montse, paso para dejarte un abrazote y desearte un espectacular 2014.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Buenas Fiestas y Muy Feliz Año 2015

    Saludos afectuosos.-

    ResponderEliminar