sonria, mañana puede ser peor

domingo, 12 de agosto de 2012

En el restaurante

En un restaurante un hombre espera que quede alguna mesa libre. Ve una en la que un hombre cabecea dormitando.
- Disculpe camarero, ¿por qué no despierta a ese hombre y le dice que hay gente esperando para comer?
- Ya se lo he dicho tres veces y vuelve a quedarse dormido.
- ¿Y por qué no le echa?
- Pues... Porque cada vez que le despierto pide la cuenta y la paga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada