sonria, mañana puede ser peor

lunes, 2 de agosto de 2010

Tarda un año en darse cuenta de que alguien vivia en su armario


Un japonés, un tanto gilipollas, se ha llevado la sorpresa de su vida al percatarse de que tenía una intrusa viviendo dentro de uno de sus armarios. Y es que, en una vivienda, puede haber polillas, mosquitos, cucarachas o incluso ratones, pero lo que uno no se espera jamás es que haya una mujer viviendo en uno de los armarios de casa durante un año.

El perspicaz hombre, un soltero de 57 años de edad residente en Fukuoka, en el oeste de Japón, comenzó a notar que en su casa pasaban cosas extrañas cuando la comida desaparecía extrañamente del frigorífico. Intrigado, instaló una cámara de seguridad descubriendo, para su sorpresa, a una mujer paseándose tranquilamente por el domicilio cuando se encontraba a solas.

La policía entró entonces en acción descubriendo a la mujer instalada en la parte superior de un armario de gran tamaño, donde pernoctó al parecer “por casi un año pero no todo el tiempo”, con lo que las autoridades japonesas sospechan que pueda haber escondrijos similares en otras viviendas de la zona. (La mujer, Tatsuko Horikawa de 58 años, había colocado una colchoneta y varias botellas de agua en la parte superior del armario, donde cabe una persona acostada.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada