sonria, mañana puede ser peor

martes, 5 de octubre de 2010

Condena

Son las 3 de la mañana. La esposa es despertada por los sollozos del marido. Preocupada, pregunta qué sucede. Él, con mucha dificultad para hablar, por el llanto, dice:

- ¿Recuerdas 10 años atrás cuando éramos novios y resultaste embarazada?
- Sí, - responde la esposa, - ¡cómo olvidarlo!
- ¿También recuerdas cuando tu padre me dio el ultimátum, diciéndome O te casas con mi hija, o vas a la cárcel.
- Sí, claro que lo recuerdo perfectamente.
-¡Imagínate mi suerte! De haber escogido ir a la cárcel, hoy, precisamente hoy, ¡Se hubiera vencido mi condena!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada