sonria, mañana puede ser peor

martes, 10 de agosto de 2010

APRENDER A PERDONAR


Al aproximarse a la recepción de un hotel, a un hombre le llama la atención un ruido y al voltearse a ver qué es, golpea sin querer con el codo, el seno de una linda mujer.

Apenado y sin saber qué hacer, él dice:
- Mil disculpas señorita, si su corazón es tan suave como su seno, tengo la seguridad de que me perdonará

La mujer sonriendo le responde: - Y si su pene es tan duro como su codo, mi habitación es la 214



Qué creías que te iba a dar... Una cátedra sobre el perdón????

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada