sonria, mañana puede ser peor

martes, 10 de agosto de 2010

El metro

Una mujer va a IKEA y compra un armario de fácil montaje para hacerlo ella misma.

Llega a su casa, comienza a ensamblarlo y lo termina perfectamente.

En ese momento pasa el Metro (ella vive justo encima de una estación) y el armario se desploma, provocando un gran estruendo. Vuelve a montarlo concienzudamente, y cuando ha finalizado el trabajo, pasa el Metro de nuevo y el armario se cae, completamente desarmado...

Tras el tercer intento, indignada, llama a IKEA, expone el problema, y le envían un montador.

Llega el técnico, se pone manos a la obra, y en unos minutos lo termina.

La señora se queda contemplando su armario, al fin montado, cuando nuevamente pasa el Metro y ¡Brroouuumm!, cae deshecho, en cien piezas.

Finalmente, el montador le dice a la señora:

- Mire, lo montaré otra vez; me meteré dentro y cuando pase el metro y caiga, desde dentro, veré mejor en dónde está el fallo.
Una vez finalizado el montaje, se mete en el armario y en ese momento llega el marido de la señora:

- Cariño, ¡ qué armario tan bonito!

Abre la puerta, ve al montador, y estupefacto le pregunta:

- Se puede saber, qué diablos hace usted aquí?

- Pues mire, casi que le voy a decir que he venido a follarme a su mujer, porque si le digo que estoy esperando el Metro, no se lo va a creer


M.P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada