sonria, mañana puede ser peor

domingo, 25 de julio de 2010

Eugenio

En la década de los 80 se hizo famoso como narrador (él decía «intérprete») de chistes (tampoco le gustaba esta palabra; prefería «historias» o «cuentos»). Su humor era absurdo y parte de su efectividad residía en su semblante permanentemente serio («Sólo me río cuando cobro», solía decir), en los cambios de ritmo que imponía apoyándose en las pausas para beber y fumar o encender los cigarrillos y en que no necesitaba recurrir a ninguna imitación de voces o acentos.Actuaba siempre vestido de negro, sentado habitualmente en un taburete con una bebida (vodka con zumo de naranja) y un cigarrillo. Contaba los chistes con un fuerte acento catalán, intercalando a menudo algunas palabras y expresiones de su lengua materna al contar los chistes en castellano. La frase con la que iniciaba las narraciones, «Saben aquell que diu...?» (‘¿saben aquel que dice...?’), da ejemplo de ello.

Eugenio disfrutó de una gran popularidad durante los años 80, cuando se multiplicaban sus actuaciones en vivo y sus apariciones en televisión, y las grabaciones de sus chistes, en soporte casete, se vendían por doquier. Después, a principios de la década de los 90, se apartó de los escenarios, reapareciendo en la escena pocos años antes de su muerte, con el espectáculo Érase otra vez... Eugenio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada