sonria, mañana puede ser peor

domingo, 11 de julio de 2010

Fuimos

Fui como una lluvia de cenizas y fatigas
en las horas resignadas de tu vida,
gota de vinagre derramada,
fatalmente derramada sobre todas tus heridas.
Fuiste por mi culpa golondrina entre la nieve,
rosa marchitada por la nube que no llueve.
Fuimos la esperanza que no llega, que no alcanza
que no puede vislumbrar la tarde mansa.
Fuimos el viajero que no implora,
que no reza, que no llora,
que se echó a morir.
Vete!
no comprendes que te estás matando,
no comprendes que te estoy llamando.
Vete! no me beses que te estoy llorando
y quisiera no llorarte más.
No ves que es mejor que mi dolor
quede tirado con tu amor, librado de mi amor.
Vete!
no comprendes que te estoy salvando,
no comprendes que te estoy amando.
No me sigas, ni me llames,
ni me beses, ni me llores,
ni me quieras más.
Fuimos abrazados a la angustia de un presagio
en la noche de un camino sin salida,
pálidos despojos de un naufragio
sacudido por las olas del amor y de la vida.
Fuimos empujados en un viento desolado
sombra de una sombra que tornaba del pasado.
Fuimos la esperanza que no llega, que no alcanza,
que no puede vislumbrar su tarde mansa.
Fuimos el viajero que no implora,
que no reza, que no llora,
que se echó a morir.
Vete!
no comprendes que te estas matando,
no comprendes que te estoy llamando.
Vete!
no me beses que te estoy llorando
y quisiera no llorarte más.
No ves, es mejor que mi dolor
quede tirado con tu amor,
librado de mi amor.
Vete!
no comprendes que te estoy salvando,
no comprendes que te estoy amando,
no me sigas, ni me llames,
ni me beses, ni me llores,
ni me quieras más.


Homero Manzi

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada