sonria, mañana puede ser peor

jueves, 2 de septiembre de 2010

El cajero automático

Un ladron que intento desvalijar el cajero automatico de un banco; para ello, ato con una cadena el panel del cajero automatico al parachoques de su coche. Puso en marcha el coche, pero el cajero automatico no cedia, asi que empezo a acelerar. El motor del coche empezo a hacer un ruido enorme y las ruedas resbalaban chirriando sobre el asfalto. Unas cuantas personas empezaron a ser atraidas por el ruido. Pero el cajero automatico no saltaba, y finalmente lo que paso es que se desprendio el parachoques del coche. Con los nervios, el ladron huyo sin pararse a recoger la cadena ni el parachoques. La policia lo detuvo rapidamente en su casa, tras identificar el numero de matricula en el parachoques.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada