sonria, mañana puede ser peor

sábado, 13 de noviembre de 2010

EL TITANIC

En la última noche del Titanic, un mago estaba brindando un espectáculo de magia.
El mago comenzó su número, e hizo desaparecer su sombrero.
En eso un loro atrás del auditorio comienza a gritar:

- ¡Lo tiene detrás de él! ¡Lo tiene detrás de él!
El mago molesto continúa con su número y hace desaparecer un conejo.
En eso el loro grita:

- ¡Lo tiene debajo de la mesa! ¡Lo tiene debajo de lamesa!Y así, durante todo el número, el loro jodió y jodió al pobre mago.
Pero justo después del espectáculo, el crucero choca
con un iceberg y se hunde.
El loro y el mago se salvan quedando a la deriva solos en el mismo bote.

Pasaron muchos días sin que ninguno se hablara.
De pronto el loro habló y le dijo al mago: 

- pedazo de maricon, me rindo.¿Dónde carajo pusiste el barco?

2 comentarios:

  1. ¡ah! ya se para que quiere aprender a nadar, es porque nos vamos de crucero

    Un beso

    ResponderEliminar