sonria, mañana puede ser peor

lunes, 8 de noviembre de 2010

Mutilado de guerra

Va un mutilado de guerra a unas oposiciones, y las aprueba. El día que se incorpora a su puesto de trabajo, el jefe le comenta:

JEFE: Veo que ha alegado usted minusvalía ¿De qué se trata?
HOMBRE: En la guerra perdí los testículos.
JEFE: ¡Ah! Bueno.
HOMBRE: A propósito... ¿Cual es el horario de trabajo?
JEFE: Mmm... Usted de 12 a 3.
HOMBRE: Pero... ¿no es de 8 a 3?
JEFE: Si, nosotros venimos de 8 a 3, pero como hasta las 12 nos tocamos los cojones...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada